Warning: Parameter 3 to mgmediabot2::onPrepareContent() expected to be a reference, value given in /home2/dariodim/public_html/libraries/joomla/event/event.php on line 67

Warning: Parameter 3 to AllVideos_group_one() expected to be a reference, value given in /home2/dariodim/public_html/libraries/joomla/event/dispatcher.php on line 136

Warning: Parameter 3 to AllVideos_group_two() expected to be a reference, value given in /home2/dariodim/public_html/libraries/joomla/event/dispatcher.php on line 136

Warning: Parameter 3 to AllVideos_group_three() expected to be a reference, value given in /home2/dariodim/public_html/libraries/joomla/event/dispatcher.php on line 136

Warning: Parameter 3 to AllVideos_group_four() expected to be a reference, value given in /home2/dariodim/public_html/libraries/joomla/event/dispatcher.php on line 136

Warning: Parameter 3 to DropShots() expected to be a reference, value given in /home2/dariodim/public_html/libraries/joomla/event/dispatcher.php on line 136
Las Raices
 

El maravilloso mundo de las raíces

Lo que no se ve no se aprecia. Se tiene la costumbre de evaluar constantemente una planta por su apariencia aérea y de olvidar que lo que sostiene todo eso es un intrincado sistema de alimentación y reserva de nutrientes.
Algo más que la mitad de cada planta se encuentra oculta a nuestra vista en el cálido, oscuro y húmedo regazo de la tierra. En ella, las raíces avanzan ininterrumpidamente entre piedras y capas duras, siempre en búsqueda del agua y nutrientes. Lo que las impulsa a esta constante actividad no es fácilmente explicable, pero pertenece a uno de los mayores milagros de la vida vegetal. Trataremos de ahondar en ese misterioso mundo, para poder comprender la importancia de las raíces en el desarrollo de las plantas de nuestro jardín.

Las principales funciones de las raíces son:

* Anclaje de la planta al suelo.
* Absorción de agua y nutrientes, que por medio de un sistema de cañerías internas es derivado hacia el resto de la planta.
*En determinadas especies vegetales, las raíces se trasforman en gruesos reservorios de alimentos, que serán aprovechados por el vegetal en momentos de carencia.

El sistema radical de las distintas plantas tiene características diferenciales y siempre se adapta perfectamente a las exigencias que plantean el clima, el suelo y la forma de la planta, logrado a través de millones de años de evolución.
El ejemplo lo podemos encontrar en que las plantas de zonas desérticas forman largas raíces pivotantes, que buscan inmediatamente las profundidades del suelo en donde el agua subterránea o las reservas de humedad les permiten sobrevivir, llegando a alcanzar así sin dificultad más de diez metros de longitud a través, muchas veces, de suelos duros o rocosos.
En cambio en regiones de tierras húmedas y humíferas, las raíces de las plantas se conforman con las capas superficiales del suelo, en donde encuentran todos los nutrientes y el agua necesarios. En los jardines, este es el caso típico del césped, en donde sus raíces colonizan totalmente las porciones de suelo asignadas y algo más,  pero difícilmente penetren más de treinta centímetros de profundidad.
Algunos árboles, como por ejemplo algunas especies de coníferas, aseguran su supervivencia a través de un doble sistema de raíces. Así desarrollan una principal -pivotante- de más de seis metros y al mismo tiempo un sistema de numerosas raíces secundarias que crecen más bien en sentido horizontal.
Por otro lado, las orquídeas de los bosques tropicales se aferran a las copas de los gigantescos árboles de la selva mediante raíces aéreas, que no sólo les sirven de sostén sino de órganos de absorción de la humedad ambiental y de las gotas de condensación y lluvia y de los nutrientes que proporcionan hojas y ramas en descomposición retenidas en la copa y las deyecciones de los numerosos pájaros que habitan la jungla ... curiosa forma de raíces, que no obstante han permitido la supervivencia de innumerables especies de orquídeas.

Limitantes para su desarrollo

Para los jardineros, lo importante es conocer esta facultad de adaptación de las raíces, porque se debe tener en cuenta que en muchas regiones encuentran serias limitantes en cuanto a la profundidad del suelo, representadas principalmente por capas de agua subterránea muy salinas o la existencia de piedra o tosca, que retardan o directamente impiden el desarrollo del sistema radical a través de estos obstáculos que le pone la naturaleza.
También los riegos constantes en un jardín pueden alterar el desarrollo de su sistema radical. Si un árbol no recibe agua, no tiene otra salida que “enviar” a sus raíces a hallarla antes de sucumbir y es así que suelen penetrar profundamente en la tierra hasta que encuentran la freática.
Por supuesto, esta capacidad no debe convertirse en una práctica destinada a obligar a una planta a profundizar sus raíces, sino que se trata de un mecanismo de supervivencia extrema. El árbol podrá sobrevivir, pero en el jardín será un individuo débil y raquítico, sin capacidad de defenderse adecuadamente de plagas y enfermedades.
Si ese mismo árbol estuviera plantado en un jardín que recibe diariamente aportes de agua a través del riego, no tendría la necesidad de buscar las profundidades del suelo sino que sus raíces se desarrollarían en sentido horizontal, cerca de la superficie, en donde encontráran el agua y el oxígeno necesarios para la supervivencia.
Además esta agua freática suele ser muy salina, lo que para muchas especies de arbustos y -principalmente- árboles, es un escollo insalvable ... especies sensibles a las sales como el tilo suelen sucumbir cuando, tras algunos años de crecer normalmente, de repente comienzan a perder su follaje en pleno verano y se defolian prematuramente, porque sus raíces están absorbiendo agua demasiado salada para ellos.

 

El anclaje

Se debe tener presente que el anclaje se realiza siempre a través de las raíces de mayor edad y ya cubiertas de corteza, en tanto que la red de delicadísimos pelos absorbentes -que realizan la toma de agua y nutrientes- se halla exclusivamente en las puntas de todo el sistema radical.
En su largo camino a través de las entrañas del suelo, las raíces tropiezan constantemente con obstáculos -piedras, suelos impenetrables o simplemente la competencia del  sistema radical de plantas vecinas-, en la constante búsqueda del camino más corto posible hacia las fuentes de agua y alimento. Es así que se observan raíces que se esfuerzan por introducirse en angostas grietas o se retuercen tantas veces frente a una roca hasta que logran superarla.

Pelos absorbentes

Las raíces de los vegetales -principalmente de árboles y muchos arbustos- están formados por dos sistemas que se diferencian en sus funciones. Por un lado están las que le servirán de sostén en el suelo, como fuertes “boas” de anclaje capaces de pulverizar las rocas con su incontenible presión y el otro existe todo un sistema constituido por una amplia red de una frágil cabellera que, sumada, tiene kilómetros y kilómetros de extensión. Son los pelos absorbentes, que se ubican principalmente en los extremos de las raíces.
Estas puntas son muy sensibles y delicadas y sus tejidos se renuevan constantemente. Están cubiertas siempre por un capuchón (cofia) que las protege en su duro camino y es en esos extremos en donde se forman constantemente nuevos pelos absorbentes, que tienen una vida muy efímera y se van reemplazando ininterrumpidamente a medida que la raíz crece y avanza.
Se puede decir con propiedad que las raíces y especialmente sus extremos cubiertos por el capuchón protector y con una población de pelos absorbentes continuamente renovada, son auténticos órganos sensitivos de la planta.
El célebre investigador Raoul Francé describió así esta admirable combinación de sentimiento y tenacidad:

“Todas las cualidades de la raíz se combinan en sus extremos. Esto es lo único que se puede decir. Ya Darwin las comparó con el cerebro y esta comparación se podría ampliar a una pequeña oruga que se arrastra muy lentamente por el suelo, tanteando delicadamente en búsqueda aquí de la humedad, allá esquivando un obstáculo o presintiendo condiciones desfavorables, de ninguna manera buscando sólo la profundidad sino tendiendo a buscar constantemente el equilibrio para la vida del conjunto de la cual ella es una parte y donde encuentra aquella vida microbiana que pertenece a su sistema de vida”.

Sin pretender penetrar en el interior de la vida de este maravilloso órgano que son los pelos absorbentes, hay una cosa que es perfectamente clara: a través de estos finísimos pelos radicales las plantas absorben el agua y los nutrientes disueltos en el suelo. Así este caldo nutritivo -en el cual trabajan constantemente los microorganismos- se incorpora en el torrente de la “sangre” (savia) vegetal.
Un investigador (Pauli) estimó que el sistema radical de una planta de centeno tiene aproximadamente 400 kilómetros de largo y que permanentemente se va perdiendo y regenerando. En un milímetro cuadrado de una zona radical existirían 400 pelos absorbentes, lo que arrojaría una cabellera de 1,2 billones de pelos absorbentes para una sola planta.

No sólo agua y nutrientes

Hasta no hace mucho se creía que los vegetales sólo podían absorber agua y nutrientes solubles en ella y este razonamiento sirvió de base a la teoría de Justus von Liebig en el Siglo 19 y a otras aún en boga sobre alimentación artificial con nutrientes químicos. Nuevas investigaciones que se han confirmado bajo el microscopio electrónico, han demostrado que las raíces también están facultadas para absorber pequeñísimas sustancias orgánicas vivas: micro y macromoléculas, aminoácidos, enzimas, porciones de células y plasma.
Una investigación de calificados científicos,  puso a la luz que las bacterias activas en el suelo pueden “intermediar” entre el plasma del suelo y las plantas, de modo tal que los órganos vegetales las puedan tomar directamente y utilizarlas para construir nuevos elementos orgánicos. Estos científicos denominan a este fenómeno  el “ciclo de la sustancia viva”.
Usted, consciente de la importancia de la huerta orgánica o del jardín biológico (o de ambos), puede así tomar sus propias conclusiones: sus plantas deben ser provistas constantemente no sólo con alimentos minerales, sino también con sustancias orgánicas ... con vida.

Teodorico Hildebrandt

 

Plantas y Mascotas Televisión

 

Plantas y Mascotas es un programa de interés general, a favor de la vida y el disfrute de nuestras mascotas animales y vegetales.
Gracias por visitar nuestro sitio y le sugerimos ver las emisiones de nuestro programa televisivo en la señal de Canal 8 de Cablevisión

Horarios

DOMINGOS a las 13:00 y Repeticiones

Plantas y Mascotas

Pierde menos quien se pierde en su pasión, que aquel que la pierde...